4/4/09

DESDE EL PUERTO DE ACAJUTLA NOS ESCRIBEN:



LOS OBREROS Y EL NUEVO GOBIERNO; CAMBIO REAL O COSMÉTICA PARTIDARIA?


Julio Canales/ Eternos Indocumentados/ juliomanuel@navegante.com.sv

La preocupación me embarga, paradójicamente, desde que el triunfo de los salvadoreños fue proclamado:

Las expectativas de mejoría económica son generales, amplísimas y llegan al nuevo gobierno desde los que menos piensan en política, hasta los que ya borrachos nos convertimos en politólogos, economistas, historiadores, estrategas de guerra, etc., pasando por los comerciantes y profesionales ahorcados por la banca privada de El Salvador; y hasta por los mareros.

Yo, como sabrán, obrero panadero de profesión, graduado como bachiller agrícola, ex estudiante de periodismo en la universidad, vendedor de computadoras, Cd´s piratas, casas para personas de clase media-baja, y ahora mecánico de la industria portuaria, todos en su orden del biorritmo económico que me desplazaba por el sub-empleo, estoy con un nudo en el estómago y con la cara de palo cuando los compañeros obreros me preguntan “¿cuándo nos van a dar las primeras líneas de cambio que vos contabas al medio día, con esos malos versos del marxismo que nos llenaban los ojitos de esperanza ante la explotación –palabra que dicen sin el menor canto de panfleto, sino real y bien aplicada – de estos hijos de puta?”

La referencia a “hijos de mujeres servidoras del sexo” la hacen por los contratistas que cobran caro, invierten nada, y pagan poco – poco digo por no decir una palabra soez, bueno, vale verga, pagan una mierda.

En CEPA, CEL, ANDA y las pocas instituciones que aún quedan como nacionales o autónomas, se ha literalmente regalado el dinero que generan. Por medio de una licitación, compiten por el contrato de servicios de mano de obra para mantenimiento, construcción, ejecución de proyectos, etc. En estas licitaciones, que generalmente las empresas competidoras tienen dentro de la lista de accionistas a los mismos directivos entre sí, se adjudica el contrato por el proyecto de una de las instituciones.

La empresa que prestará el nombre a una planilla de trabajadores no pone de su bolsa un mísero ladrillo, pues hasta las computadoras que usarán para calcular como le hueviarán las horas laboradas a la gente, se las paga el valor-hora cobrado a la institución.

La institución pública paga por valor-hora US$ 7.00. De este valor, la empresa privada, en teoría está obligada a multiplicar 8 horas diarias por lo que dure el proyecto, por ejemplo.

La empresa le descuenta de ese valor-hora al empleado US$ 0.15, del ISSS, US$ 16 de vacaciones, US$ 0.08 de aguinaldo, US$ 0.25 de una posible indemnización, US$ 0.06 de uniformes, US$ 0.06 de equipo de protección y US$ 0.74 de feriados, horas extras, salarios adicionales, día de la madre, etc.

Sumamos en costos, US$ 1.67. Este costo, recalco, es pagado por la institución estatal que proporciona, además, infraestructura, redes informáticas, telefonía, agua, energía eléctrica, repuestos, materiales, accesorios, nocturnidad sobre el valor hora, etc., etc., etc,.

Si la empresa privada cobra US$ 7.00, y gasta US$ 1.67, tiene US$ 5.33 para decidir cuánto pagar a su empleado, y aún teniendo una utilidad que el mismo estado le garantiza. Los salarios por hora en estas instituciones andan desde US$ 0.85 a US$ 1.10, por lo tanto la utilidad de la empresa anda por US$ 4.48 a US$ 4.23 por hora. Es decir, 4.48x 224 horas mensuales= US$ 1,568 mensuales por empleado – Los salarios de los compatriotas que dan su trabajo a las empresas que extraen facturaciones a las grandes instituciones nacionales (contratistas), andan alrededor de US$ 145.00 a US$ 190.00, es decir, en el menor de las utilidades por empleado la empresa se lleva del salario del empleado US$ 1,378.00 MENSUALES.

Si fueran 50 empleados, tendríamos facturaciones de alrededor de US$ 80,000.00 MENSUALES, llevándose de utilidad alrededor de US$ 70,000.00 MENSUAL, al dar a regañadientes los salarios de los obreros.

Si estos salarios fueran el reparto de la mitad de la utilidad de la contratista y la otra mitad se lo ahorrara el Estado, nos evitaríamos de hacer préstamos internacionales y al mismo tiempo, tendríamos a gente con salarios dignos.

Se reactivaría la economía y se cortara de raíz la tercerización, tan nociva para la persona humana, como para las economías de los pueblos.

Para justificar este tipo de regalos del Estado a las contratistas, en su gran mayoría internacionales o de miembros directivos de fuera de El Salvador, se debilitaron los sindicatos haciéndoles como en el cuento de “el escorpión y la cucaracha”: Les hicieron cosquillas con las antenas para que ellos mismos se envenenaran.

Estos sindicatos, en ese momento, comandados por gallinas o turcos abusivos, fueron vendidos al poder del capital y siete años después aún nos dolemos. Sin embargo, reaparecen sinvergüenzamente hasta cinco grupos diferentes diciendo que son los representantes de CEPA, CEL, etc. “¿Que chivo va vos?…!!”, ya que la cena está servida quieren llegar a hartarse y otra vez, a través del gangerismo, oportunismo, sinverguenzadamente, en fin, lameculamente. Y nuevamente los sueños de cambio real y desprendimiento del estado de la tercerización peligran en manos de los pícaros del barrio.

Ya conociéndolos: ojo, si te dejas sos maje.

Ojalá que a Mauricio Funes y al FMLN no nos toque cantarle la de Serrat “…que Dios lo inspire y que Dios lo ampare, que éstos (los obreros) no se han enterado que Carlos Marx está muerto y enterrado.”

4 comentarios:

Anónimo dijo...

se pelo el dimas, no que era zurdo el blog y el hereje que pinta hoy.

areneros arrepentidos volvieron a sus andadas kuleros cahveliados...

y quien putas es el dimas pues responde si los tenes puestos

Anónimo dijo...

se pelo el dimas, no que era zurdo el blog y el hereje que pinta hoy.

areneros arrepentidos volvieron a sus andadas kuleros cahveliados...

y quien putas es el dimas pues responde si los tenes puestos

Hereje salvadoreño. dijo...

Como no aparece Dimas...

No creo que el responsable del artículo sea de Arena, ni mucho menos.

Me parece, según entiendo, que es un llamado al futuro gobierno de Mauricio Funes, para que su discurso, además de conciliador, siga siendo esperanzador con las personas que dejaron en el pellejo en la campaña y que sienten que la situación no va a cambiar como ellos esperan.

Las críticas cuando vienen dentro de la misma corriente ideológica, deben tomarse muy en serio. (Julio Canales, además de ser militante del frente, pertenece a una izquierda revolucionaria.)

Podés también escribirle, si creés que te defraudó con su artículo, directamente a su cooreo electrónico.

Saludos.

Dimas dijo...

Llegué tarde pero llegué. Al estimado amigo del primer comentario le quiero decir, que el blog es de izquierda total, tanto como sus miembros. Que Hereje o Mahima te lo expliquen si querés más detalles.

La crítica, si se le puede llamar critica al posteo, ya que creo que es mas una denuncia, me la remitieron a mi correo para que la analizara y la publicara.
La consideré porque creo que es un amigo que ha hecho una gran campaña a favor del Frente durante toda su fase.
Personalmente no lo conozco pero he leído cada uno de sus correos que me ha hecho llegar, y te aseguro, ninguno de los que he recibido tiene una sola pizca tan siquiera de centro-izquierda. Como te dije antes Hereje y Mahima lo conocen mejor, y me han dicho que es de izquierda pura.

Lo que si le puedo decir al estimado julio es que tenga paciencia, que las cosas no se solucionan de la noche a la mañana. Que las medidas de parte de nuestro Partido, se están tomando. Lo que no va a suceder es que le demos el gusto a la derecha para que le hagan un boicot (con la nueva campaña de confusión) al gobierno nuestro sin haber tomado posesión.

También además entérate que el blog es democrático y la gente es libre de expresarse.

Gracias por comentar.