21/12/11

El impago de impuestos de la oligarquía, “los mercados” y los gobiernos de Izquierda


Hay que ser suficientemente estúpido para creer que todas las grandes empresas, nacionales y transnacionales, todos estos años no han tenido más que pérdidas en El Salvador. Si solo pérdidas hubiesen tenido, hace mucho tiempo se hubieran largado del país. Ni que fueran tan solidarias para mantener sus negocios por pura caridad a los salvadoreños.

El pueblo tiene que despertar cuanto antes, y darse cuenta que estas negreras empresas están hundiendo al país en la miseria, y por ende en la violencia.

Tenemos que exigirle al actual gobierno que si estas empresas declaran solo pérdidas que las nacionalice cuanto antes. Ya verán cómo reaccionan.

La ANEP (ARENA, PCN, GANA y PDC) y su séquito de empresas que la conforman, han hecho todo lo que han querido en nuestra tierra, se han servido con la cuchara más grande y no le han dejado nada al pueblo, y todo esto con el beneplácito de la mayoría de gobiernos capitalistas y neoliberales que hemos tenido. Ah…está claro que como casi todos los gobiernos han formado parte de la oligarquía nacional, no se habían atrevido a hacer una justa reforma fiscal, porque sabían que se joderían ellos mismos. ¡Ni que fueran tan pendejos!.

Ahora Funes ha hecho una pequeña reforma fiscal, pero muy a su estilo “socialdemócrata”: descafeinada, que no ahonda en la raíz del problema y representa para los tiranos de la Derecha mercantilista, un mero cambio cosmético.

Pero, hermano pueblo salvadoreño, tenemos que hacer que estas ratas pregoneras del mal llamado “libre mercado” paguen lo que deben, a partir (por lo menos) de 1980.

¿Cómo está eso que el salvadoreño “común y corriente” paga hasta un 8% en concepto de impuestos, y el gran empresario, amparándose en sus corruptos contadores, que les chabelean los Balances y estados de Resultados, no llegan a pagar ni el 1%?

Si estos remalditos, (quita-presidentes) pagaran lo justo, las arcas del Estado tuvieran el dinero necesario para invertirlo en obras sociales (hospitales, escuelas, vivienda, seguridad etc) El Salvador con una buena recaudación fiscal transformada en inversión social, estuviera mejor que Argentina o cualquier país de la UE, solo que sin deudas, porque no fueran necesarios los empréstitos del FMI, BID y BM, que el presidente Funes, sale corriendo a solicitar a cada momento.

Estos poderosísimos y sanguinarios Bancos internacionales que rigen las normas del mundo, son los que presionan en casi todo el planeta a los pueblos para que no elijan gobernantes de Izquierdas, porque saben que los zurdos han llegado a hacer pagar a sus respectivas oligarquías, prescindiendo totalmente de las susodichas entidades financieras, tal es el caso de Venezuela y Ecuador.

La verdad es que esos bancos, o mejor dicho “los mercados”, tienen razón de odiar a Chávez, Correa, Castro y Evo, por no obedecer sus venenosas recetas económicas. Asimismo se llenarán de júbilo con tener en el poder a presidentes genuflexos como el salvadoreño.

Estos mercados, (cuyos accionistas son también propietarios de los más grandes medios de comunicación a nivel mundial) a lo largo de la historia han quitado presidentes en toda Latinoamérica y Europa cuando sus súbditos gobiernos no les obedecen, (recientemente en Grecia, y hace dos años en Honduras) y desprestigian en poderosas campañas mediáticas a aquellos gobernantes considerados rebeldes.

En El Salvador la cadena de préstamos funciona de la siguiente forma: FMI (BID o BM) -BCIE-BMI-y de aquí se distribuye dinero a todos los bancos y cooperativas de “segundo o tercer piso”, para que nuestro pueblo, debido sus graves necesidades, termine hipotecando su alma y la de su generación por los siglos de los siglos…

Es ahora en estos tiempos de moderada democracia cuando obligadamente el Partido que coronó a Funes en el poder, salga con el pueblo a la calle a decirle al gobierno “Basta ya de más préstamos internacionales, que paguen los grandes”.

Tony Segovia.